viernes, 4 de mayo de 2018

Nota sobre el Dialogo de PAZ en Nicaragua

mayo 04, 2018


Por: Faustino Torrez


Compañeros y compañeras:

Nicaragua ha vivido una historia de muchos desafíos, hemos tenido terremotos, huracanes, tsunamis y el fantasma de la guerra que en momentos se acerca y nos llena de luto y dolor, A pesar de los grandes esfuerzos que ha hecho el gobierno en los últimos años por reducir los indicadores de pobreza y los avances logrados a nivel social, como de infraestructura que mejoraron el crecimiento económico del país, lamentablemente, los recientes sucesos la polarización del conflicto, el desgaste y la destrucción generada, traerá consecuencias económicas de gran envergadura.

Lo que si demanda un momento de silencio es la muerte de hombres y mujeres jóvenes por la intolerancia, represión y mano oscura e invisible de otros actores. Nuestra patria está de luto y es el costo más alto a pagar.

Sobre esta situación, se ha creado una Comisión de la Verdad, Justicia y Paz del Parlamento, además el Ministerio Público investigará las muertes, desapariciones y destrucción durante las protestas. Hay mucha manipulación absurda para cosechar beneficios, herir la sensibilidad del pueblo, con el propósito de visibilizar a políticos que pueden cumplir con los intereses que provienen de Washington y entregar el país al saqueo de los EEUU.

Los recientes sucesos harán más daño a los empobrecidos.

Solo viviendo en el país puedes tener un análisis más fresco y fuera del combate de las redes sociales. El argumento que justificó tanta violencia fueron las reformas que el gobierno de Nicaragua había aprobado. La seguridad social en Nicaragua ha sido uno de los aspectos en que más logros hemos alcanzado en el mejoramiento de las condiciones de vida del pueblo. La cantidad de beneficios de los asegurados y la cobertura de dichos beneficios a la población aumentaron exponencialmente con el regreso del sandinismo al poder en 2007, lo que ocasionó una situación económica crítica en el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), que es la institución estatal a cargo de este tema.

Ante tal situación, el FMI y le empresa privada organizada en el Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP), pidieron aplicar las típicas medidas neoliberales en este tema: subir la edad de jubilación (en Nicaragua es de 60 años) y la cantidad de semanas necesarias para acceder a ella (750 para pensión normal y 250 para quienes en edad de jubilación no hayan alcanzado la primera cantidad, lo cual no existía antes del regreso al poder del sandinismo en 2007; incluso en este caso, el planteamiento de los más radicales neoliberales era eliminar por completo la pensión).

Ante ello, nuestro gobierno respondió con un rotundo rechazo tanto al FMI como al COSEP. En cambio, la opción escogida fue aumentar los aportes de trabajadores y empresarios, y establecer un aporte para los jubilados, incluyendo a los que reciben la pensión reducida. Esta decisión se tuvo que tomar rompiendo por primera vez el consenso con la empresa privada, que forma parte de nuestro modelo de consenso y alianzas entre gobierno, trabajadores y empresarios.

El gobierno reconoce su error al decretar una resolución unilateral sobre la mejoría de la Seguridad Social, de acuerdo a una orientación del Fondo Monetario Internacional, y tratándose de subir la edad de jubilación, se incrementó el aporte de trabajadores y empresarios, esta medida generó una movilización y el debate del control de la calle entró en la intolerancia. Hay que aclarar que, frente al paquetazo neoliberal del FMI, el gobierno decidió defender y fortalecer el sistema público de Seguridad Social, no obstante, las protestas no cuestionan al FMI, por sus efectos en dichas medidas, esto explica ante quien estamos enfrentados.

Sumado a esto al gobierno se le escapó de las manos resolver el problema en tiempo inmediato y descuido el origen del tsunami, que ya se venía gestando a través de una campaña de manipulación mediática, con la influencia de activistas conocidos y de un historial político muy cuestionable.

Una crisis aguda que nace por una movilización contra el decreto de la Seguridad Social, se convierte ahora en una campaña de actores políticos que llaman a ocupar espacios políticos adelantar elecciones, sacar a Daniel Ortega del poder, mientras los actores principales los ESTUDIANTES DE UNIVERSIDADES PRIVADAS Y CUADROS DEL MRS jóvenes aún no buscan un liderazgo para llegar al dialogo.

La iglesia que está bajo la dirección del Cardenal Leopoldo Brenes muy ecuánime, pasa por un momento difícil ya que algunos obispos cercanos al Opus Deis, ven en esta oportunidad el Momento para posicionar en mejores condiciones a una clase política de la extrema derecha, que cuenta con medios de comunicación, recursos y personas que en el pasado ocuparon espacios de gobierno en el FSLN, otros con los gobiernos del Partido Libero Conservador de Arnoldo Alemán y Enrique Bolaños, al final la injerencia de algunos senadores republicanos de los Estados Unidos encabezados por Ileana Ros . Lehtinen una Cubanoamericana y lo ejecuta a través del Movimiento Renovador Sandinista (MRS) y connotados políticos reaccionarios de la extrema derecha.

Las redes sociales ya circularon todo un abanico de comentarios algunos más acordes a la verdad, otros ejerciendo cierta manipulación dependiendo de la fuente y de los intereses creados.

Hay en la calle protestas que ya no reivindican a la Seguridad Social, hay dentro de las manifestaciones personas que ajenas a la necesidades económico y social saquean y destruyen. No hay fuerzas del ejército enfrascadas en la represión, solo la policía nacional a quien le ha tocado ejercer fuerza la que en algunos casos se les va de las manos.

Ante esta determinada situación el Comandante Presidente Daniel Ortega compareció en dos momentos, primero, anunció el restablecimiento de la negociación tripartita entre gobierno, trabajadores y empresarios, para revisar las reformas. Segundo, el comandante anunció la derogación de las reformas para crear condiciones más favorables al diálogo, que inicia el día de hoy con participación del gobierno, los trabajadores, la empresa privada y la Iglesia Católica, cuya incorporación era una exigencia tanto de los empresarios como de los estudiantes.

Hay movilizaciones de organizaciones de gobierno y otras vinculadas a sectores que históricamente han tenido intereses diversos bajo la tutela de Washington a saber, algunos jerarcas de las iglesias, empresarios, líderes de la sociedad civil que ahora si encuentran respaldo, compañeros sandinistas que desde hace años tienen inconformidad con el actual gobierno.

La clase dominante establece que no debe haber beneficios sociales, paquetes de clientelismo político; su mensaje es todos deben trabajar y hacer dinero para que ese capital resbale sobre la copa y llegue a los más pobres, para eso se debe privatizar la salud, la educación, la seguridad social, las políticas públicas, la agricultura. Ahora debe ser atendida por el sistema bancario, en general una privatización galopante.

La presión hacia al gobierno continuará debido a la exigencia de la clase política que demanda gobernar desde un punto democrático; basado en puntos de vista propuestas desde la extrema derecha. La única solución es el dialogo con la presencia de la iglesia católica como mediadora para esclarecer las causas del conflicto que permitan solucionar los problemas, siempre y cuando no exijan institucionalidad y cambio de autoridades, para eso deben esperar las elecciones y ganar.

Ahora debemos volver a recuperar nuestra economía, mantener los beneficios sociales para que la paz, la tranquilidad y la estabilidad vuelvan a nuestro pueblo.

Finalmente, solo vuelvan leer los periódicos y canales de televisión de Estados Unidos y van a ver noticias en donde Senadores Republicanos piden la intervención del estado norteamericano contra el gobierno de Nicaragua. Toda una manipulación hacia la institucionalidad del país, en contubernio con políticos alimentados desde la embajada de los Estados Unidos.

Gobiernos progresistas; Venezuela, Bolivia, el Salvador y Nicaragua están en la mira intervencionista del gobierno de Estados Unidos y cuentan con políticos de la derecha, empresarios y tránsfugas manipulados usando el viejo método Nazi de Joseph Göbbels, «una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad», instrumento que se modernizo con las Redes Sociales y otras formas de expresión gráfica, oral y escrita alimentada por intereses del imperio.

La afiliación de La Asociación de Trabajadores del Campo rechaza cualquier acto de violencia, que desestabilice estos 11 años de gobierno que trajo mejores condiciones de vida para la clase trabajadora, por eso ratificamos nuestro apoyo al gobierno de unidad y reconciliación de Nicaragua.

  • Consideramos que todos tenemos derecho a la libertad de expresión, la libre movilidad, siempre y cuando esto no atente contra la estabilidad del país, ante este panorama la ATC respalda el llamado al dialogo para estabilizar el país, desde la organización campesina demandaremos lo siguiente:
  • Una Reforma Agraria Integral y Popular para mejorar las condiciones de vida a miles de familias campesinas sin tierra.
  • Conseguir la estabilidad laboral y el empleo.
  • Trabajar desde el sector sindical en las mesas empresariales con el estado y los empresarios.
  • Sostenibilidad de la seguridad social en el campo.
  • Políticas públicas para la producción campesina y sus cooperativas.
  • Soberanía Alimentaria y el fomento a la agricultura familiar campesina.
  • Detener el acaparamiento de tierras y contra el extractivismo.
  • El consentimiento previo libre e informado para la inversión social y productiva en el campo.



Asociación de Trabajadores del Campo

ATC

¡Globalicemos la Lucha; Globalicemos la Esperanza!

 

© 2013 CLOC Vía Campesina Centroamérica. All rights resevered. Designed by Templateism | Blogger Templates

Back To Top

© 2017 CLOC Vía Campesina Centroamérica. All rights resevered. Designed by Nis Nicaragua | Cloc Vía Campesina

Back To Top